Suscríbete 
| | Agréganos a tus Favoritos | Haz de PCWorld México tu página de inicio | Contáctanos | Iniciar sesión |
 

Análisis a la Smart TV Samsung JU7000  

Escrito por Diego Soriano y Juan Carlos Ramiro el 8Abril2016 y tiene comentariosimagen del articulo

Cuando se analizaba una TV hace tiempo nos centrábamos en la calidad de su imagen, su máxima resolución, su tecnología de presentación o su estética. Con las smart TV o televisiones inteligentes al incorporar una PC, conexiones a periféricos, acceso a Internet y poder emplear aplicaciones al gusto del usuario, es posible profundizar mucho más acerca de sus características de usabilidad, las prestaciones que incorporan para facilitar su manejo, y su capacidad para que cada usuario obtenga lo máximo de esta televisión.

Las televisiones inteligentes actuales son capaces de adaptarse, o ser adaptadas a las distintas capacidades y circunstancias funcionales de cada persona.

La Samsung 48 JU7000 incorpora un mando que selecciona opciones que aparecen en la pantalla apuntándolas directamente, control por voz, lector de pantalla y otras características.

 

Analizamos una Samsung de 48 pulgadas de diagonal, unos 120 cm, modelo JU7000. Por tamaño y modelo se sitúa en el rango medio-alto de las televisiones inteligentes. Algo notable en este modelo es que dispone de dos mandos a distancia: uno convencional como podemos encontrar en cualquier otra televisión y el llamado Smart Control. Este mando funciona de manera similar a los mandos de la consola Wii de Nintendo: incorpora acelerómetros para ser empleado mediante el movimiento y apuntando a iconos en la pantalla. Dispone también de un micrófono para permitir reconocer comandos de voz. Este tipo de interfaz supone una propuesta muy avanzada y con grandes posibilidades. También dispone de un pequeño mando tipo joystick en la parte trasera que permite manejar la televisión en caso de problemas con los mandos a distancia. Esta televisión inteligente también incorpora c la posibilidad de control por gestos como algunas consolas de juegos, pero necesita una cámara adicional de un modelo específico de Samsung.

Experiencia de uso

Samsung ha desarrollado una televisión inteligente con un interfaz de usuario muy avanzado, elementos de hardware potentes para que funcione con rapidez y ha incluido múltiples formas de acceder a las funciones, tanto a las de una televisión convencional como a las funciones inteligentes. Incluye también opciones de accesibilidad específicas de serie, algunas muy sofisticadas, como el lector de pantalla que permite a personas con discapacidad visual severa manejar casi todas las funciones de esta televisión, por ejemplo: guía de canales electrónica, información adicional, grabación de programas, exploración y reproducción de material grabado.   

Primeros pasos y arranque

Parecería que los dos mandos a distancia son redundantes, pero no es así. El mando a distancia convencional es imprescindible para el proceso de arranque y configuración inicial. El proceso de arranque es el que nos podemos esperar: definir el área geográfica, si nos conectamos a Internet mediante WiFi o cable y sintonizamos los canales. El proceso es rápido y bastante guiado por lo que está listo en pocos minutos. Aunque la televisión dispone de soporte para la accesibilidad, no es posible usarlo en esta fase. Un apartado llamativo es que nos solicita aceptar una serie de documentos legales sobre el uso, como si estuviéramos instalando una aplicación en nuestro PC. Aceptar estas condiciones legales, que ocupan decenas de pantallas, son imprescindibles para acceder a todas las funciones de este televisor, como el reconocimiento de voz. Al no ofrecer la opción de ser leído por el asistente de voz incluido en esta televisión inteligente, las personas ciegas o con baja visión no tienen acceso a esta información.

 El mando Smart Control se conecta con facilidad una vez terminada la configuración mediante un proceso de emparejamiento BlueTooth.

Usabilidad Física

Los dos mandos son radicalmente diferentes, el convencional parece poco adecuado para una televisión de su clase, por la calidad de sus materiales y tamaño, los botones son pequeños y el tacto es bastante gomoso. Puede resultar difícil de usar por personas con poca movilidad en las manos, dispone de 36 botones, el control de volumen y el de programas, más las flechas de la cruceta, en una superficie de 13,5 cm. por 3,5 cm.

El SmartControl está construido con mucho más esmero y transmite una sensación totalmente diferente: ergonómico en el agarre, mejores materiales y construcción, mejor sensación al pulsar los botones y funciona con menos teclas: 8 botones, una cruceta, los mandos de volumen y cambio de programa. Claramente, este es el mando que emplearemos de manera cotidiana. Un problema es que las teclas de este mando siguen siendo pequeñas y puede  hacer difícil su apreciación y manejo para aquellas personas con dificultades manuales o escasa sensibilidad en los dedos, como en el caso de algunas lesiones neurológicas.

  Los dos mandos a distancia. El Smart Control y el convencional.

En caso de que existan problemas con los mandos a distancia, es posible acceder a las funciones más importantes y apagar la televisión mediante un mando situado en la parte de atrás de la televisión. 

Palanca de control para emergencias.

Sobre las conexiones, el fabricante ha decidido separar las dos entradas USB 2.0 y cuatro HDMI y audio digital en una caja separada, unida a la televisión por un cable propietario de algo más de 1,5 metros. Esto es una buena idea para la accesibilidad física, al ser la caja de conexiones completamente móvil. Así se facilita su manejo enormemente para cualquier persona, con dificultades en las manos o no, ya que no es preciso para acercarse a la parte posterior del televisor.

Caja de conexiones externa: USB, HDMI y audio óptico.

Las conexiones de antena, audio y vídeo analógico, la entrada del cable Ethernet y la conexión USB 3.0 sí permanecen en la parte de atrás. Esto hace que según el montaje pueda existir un espacio escaso que dificulte muchísimo su manejo para la mayoría de las personas, máxime si tienen algún problema de destreza, manipulación o alteración funcional; y desde luego, a la mayoría de personas mayores. Su manejo resultaría mucho más fácil de hallarse situados en el lateral (marco) de la pantalla, enfocado frontalmente (si se mantienen detrás), o situar los conectores algo más retirados de la carcasa. 

Conectores en la parte posterior de la televisión.

Manejo del mando Smart Control y su interfaz

Un aspecto que nos ha sorprendido es que el comportamiento de la tecla “Menú” que aparece en los dos mandos, es diferente. En cada caso aparece un menú distinto en la pantalla, lo que va contra una regla básica en el diseño de interfaces: las teclas rotuladas de la misma forma deberían producir el mismo comportamiento en el dispositivo. En el caso del mando a distancia convencional aparece un menú más orientado a la configuración del dispositivo, en el menú que aparece empleando el mando Smart Control tenemos acceso a todas las funciones de esta televisión inteligente. Esto refuerza la idea de que este es el mando de uso cotidiano, el convencional se incluye para la fase inicial de configuración. En el Smart Control también podría haberse incluido alguna señalización en braille para las teclas y mandos más importantes, aunque el menor número de teclas y su peculiar forma al tacto hace más fácil recordar su función.

Una vez configurado el televisor inteligente y emparejado el Smart Control ya podemos empezar a usarlo. Se basa en iconos que aparecen en la pantalla que seleccionamos con un puntero controlado por el movimiento de la mano y donde se apunte con el mando. Al poner el dedo sobre la tecla “POINTER”, sin apretar, en pantalla aparecen diversas opciones, en cada uno de los cuatro lados: arriba, abajo, derecha e izquierda. A través de ellas podemos ajustar el volumen y características, ver la lista de canales, o acceder a las aplicaciones que pueden funcionar en esta televisión inteligente, agrupados en un interfaz llamado “Smart Hub”. Una vez situada el puntero sobre la opción, es necesario apretar el botón “POINTER” que ya estábamos tocando. Si bien apenas necesita fuerza para hacerlo puede resultar difícil a algunas personas con problemas de movilidad de las manos; esta misma suavidad permite que la persona pueda ayudarse apoyando el mando sobre una superficie, o sobre alguna parte de su cuerpo que le permita “sujetar” el mando y pulsar, sin desenfocar el puntero. 

Navegación con el Smart Control. Aparecen iconos en los laterales de la pantalla.

El mando Smart Control también funciona en aplicaciones como la navegación por Internet mediante el explorador de la televisión, el manejo de teclados virtuales o aplicaciones como Netflix o Movistar+. El manejo por puntero es el mismo pero el interfaz que aparece en cada caso ya es responsabilidad del diseñador de cada aplicación, ya no está determinado por Samsung.

Este novedoso modo de empleo precisa un pequeño período de tiempo de aprendizaje y práctica, pero luego su manejo es muy intuitivo. Sus opciones de configuración son muy básicas, pero entre ellas se pude ajustar la velocidad del puntero entre alta, media o baja. Esto es esencial para muchas personas (mayores, disminución visual, o pérdida de destreza).

Un aspecto mejorable es que muchas veces el interfaz de esta forma de empleo se muestra sobre el fondo de lo que se está viendo en la televisión y el contraste del puntero sobre la pantalla resulta insuficiente. El puntero consiste en un círculo blanco con un punto en el centro, por lo que se mimetiza con el color de fondo cuando este es claro. Sería conveniente que el puntero cambiara de color, buscando el máximo contraste con los colores del fondo sobre los que se posicione. O bien que el color del puntero se pudiera personalizar, algo que resultaría especialmente útil para personas con baja visión y mayores; pero también, y especialmente, para aquellos usuarios con otras alteraciones visuales, como el daltonismo o la retinosis.

Una reflexión para todos los televisores inteligentes es que ofrecen una capacidad de funciones mucho mayor que las televisiones convenciones, por lo que su interfaz es mucho más amplia. Pueden suponer un reto para ser empleadas por personas mayores y personas con dificultad de concentración o cognitiva, pero también ofrecen muchas más opciones de uso y manejo. Por ejemplo, en este modelo usando el mando Smart Control y pulsando la tecla “MENU” aparecen en la parte superior 20 opciones, algunas de las cuales se extienden después en diferentes pantallas por las que hay que navegar, además al contar con un esquema de color muy parecido no es fácil saber dónde estamos. Incluso para ver las siete opciones más allá de las trece iniciales hay que emplear el mando para deslizar el menú en la pantalla. Quizá fuera una idea interesante construir un interfaz simplificado y personalizable con las funciones más interesantes, como ya se está haciendo en los teléfonos inteligentes, junto con un sistema de gestión de perfiles para que el televisor se adate con facilidad a cada usuario que quiera usarlo en cada momento.

  Menú general: 20 opciones en total, 13 visibles

Este modelo de televisión inteligente también incluye control por gestos como algunas consolas de juego, pero necesita una cámara específica del propio Samsung y no lo hemos podido probar. No obstante, se puede afirmar que las ventajas que ofrecen las distintas alternativas de uso superan a las desventajas; desventajas que en un televisor más simple o convencional pueden hacer prácticamente imposible su uso para muchas personas con diversidad funcional.

Control de la televisión inteligente por voz

Esta televisión incorpora el reconocimiento por voz. Para que funcione plenamente es preciso que esté conectada a Internet y haber aceptado las condiciones de uso durante la configuración inicial, pues el reconocimiento se realiza en servidores externos.

Para comenzar el manejo de la televisión inteligente por la voz es necesario presionar unos segundos el botón derecho superior del mando a distancia inteligente Smart Control etiquetado como “Menú / 123” y hablar manteniendo la parte superior de este mando cerca de la boca, porque ahí se encuentra el micrófono y es bastante sensible a la distancia. Esto puede resultar dificultoso para quien tenga poca destreza o poca fuerza en las manos, sobre todo para un uso prolongado. Podría depositarse en una superficie plana, una mesa o sobre las rodillas, pero no todas las personas pueden inclinarse lo suficiente. Es necesario presionar de nuevo la tecla situada en el centro de la cruceta cada vez que se quiera que la televisión reconozca nuestra voz; basta una leve presión, lo que facilita su uso para la mayoría de las personas.

  Interfaz de control por voz

Con este interfaz podemos controlar aspectos básicos de la televisión, como el volumen o el programa, para ello debemos emplear exactamente los comandos existentes. Mandando la orden de voz “Ayuda”, aparecen las distintas órdenes disponibles para el manejo de la televisión, que parecen bastante escasas. Esta escasez limita considerablemente el manejo que podemos hacer mediante la voz, junto con la necesidad de pulsar botones o tener cerca el mando a distancia. Casi cuesta menos trabajo emplear directamente los botones del mando para lo que queremos hacer. El reconocimiento por voz tiene más sentido cuando navegamos por Internet, los textos reconocidos que no corresponden con los comandos de manejo establecidos, se mandan en general a un buscador en Internet y nos devuelve lo encontrado. Es capaz de reconocer ciertos contextos y adaptar la presentación, como la información meteorológica. Si indicamos algún servicio existente, centra la búsqueda en ese servicio y podemos también arrancarlo desde los resultados obtenidos.

El teclado virtual que aparece cuando se navega por la web también tiene la opción de reconocimiento de voz, como en los móviles, lo que a veces es más sencillo usarlo que seleccionar una letra tras otra con el mando a distancia, sea el convencional o el Smart Control. Esto sirve para rellenar cajas de texto en formularios, buscadores, o introducir direcciones web. Para introducir el texto o la dirección hay que pulsar la tecla “Micrófono” en la parte izquierda del teclado virtual para activarlo, decir los comandos o texto en voz alta cerca del mando Smart Control, y pulsar con el mando sobre la tecla virtual de “Hecho”. Esta combinación de interacciones dificulta mucho su uso para determinadas personas (discapacidad intelectual, mayores, baja visión o limitación de destreza), por lo que la eficacia de su uso es muy limitada en esos casos. Si hubiera un comando de voz para empezar a escribir y otro para dar por terminada la voz, la usabilidad sería casi perfecta sobre todo para personas ciegas o con baja visión. Aún así, sin duda, lo facilita.

  Rellenando campos de formulario con la voz.

Opciones de accesibilidad específica

Esta televisión inteligente incluye un apartado completo en su menú de configuración dedicado a la accesibilidad. Sin embargo resulta paradójico que los propios colores seleccionados para el interfaz de este menú de configuración (azul claro y blanco) no ofrezcan suficiente contraste y no se puedan cambiar. También nos ha extrañado que no se pueda acceder a la configuración de accesibilidad si previamente se ha activado la guía de programación TDT. Son pequeños detalles que quizá se subsanen en futuras actualizaciones del software de este dispositivo.

La información sobre estas funciones se encuentra dentro del manual en el apartado “Uso de otras opciones”, da la sensación que el fabricante considera estas opciones secundarias, cuando son esenciales para muchas personas. Creemos que supone un uso muy positivo de las capacidades de las televisiones inteligentes, y es evidente que Samsung ha hecho un gran esfuerzo en este sentido, por lo que daría incluso más y mejor imagen a su marca si las hiciera más visibles.  

Se accede a las funciones de Accesibilidad, después de pulsar la tecla “MENU /123” en el mandoSmart Control, a través de “MENU ? Sistema ? Accesibilidad”.

Dentro de estas opciones de accesibilidad, son especialmente interesantes variar el contraste a más alto, posibilitando texto blanco sobre fondo negro (  hay escenarios donde no se nota especialmente, en otros sí mejora sustancialmente la visibilidad) y aumenta el tamaño de fuente. Este último efecto sí se nota claramente, lo que hace es aumentar el tamaño de la zona (pequeño efecto zoom) sobre la que está el texto seleccionado, su visibilidad mejora para personas con baja visión o problemas oculares.

Menú de configuración de accesibilidad. Seleccionada la opción de menús ampliados, alto contraste y sin transparencia.

Como hemos dicho antes, no es posible acceder y configurar estas opciones antes del proceso de arranque y configuración inicial (es decir, la primera vez), por lo que este proceso no aprovechará las capacidades de accesibilidad de esta televisión inteligente y será menos accesible de lo que podría ser.

Podemos activar un sistema de asistente de voz o como se llama en el mundo de los PCs, lector de pantalla. Aparece etiquetado como “Guía de Voz” en las opciones del menú de accesibilidad. Al activar este sistema, la televisión nos habla y nos indica mediante la voz que funciones estamos realizando. Esta función cobra todo su sentido cuando accedemos a la guía de programación de la TDT o solicitamos la información del canal que está seleccionado. Mediante este asistente una persona con baja o nula visión puede manejar la televisión y seleccionar que canal quiere sintonizar. Este asistente de voz se puede regular en tono, volumen y velocidad. Podemos seleccionar una voz masculina o femenina, un volumen alto, medio o bajo y su velocidad, desde lento a rápido. Un buen detalle es que este asistente de voz también funciona cuando empleamos el mando físico en la parte trasera de la televisión.

Es muy destacable que este asistente de voz funcione no solo en las partes básicas del funcionamiento de la televisión, sino también en secciones avanzadas como la configuración o la reproducción de medios grabados, así es posible revisar el contenido de un dispositivo de almacenamiento conectado a las entradas USB, controlar el pase de diapositivas o los mandos de reproducción de un video grabado.

El asistente de voz también funciona cuando se accede a la sección de aplicaciones llamadaSmartHub. Según nos desplazamos por ellas, nos va diciendo su nombre. Una vez arrancadas, depende de cada aplicación si funciona o no. En el navegador web si funciona, y nos va leyendo la página web (aunque carece de los comandos y controles para navegar por el contenido como los que tienen los lectores de pantalla en los PC), en otras aplicaciones no funciona en absoluto, como en la de YouTube.

Nos ha sorprendido que el puntero del Smart Control no funcione cuando el asistente de voz está activado, en este caso las personas que quieran emplear el asistente de voz usarán las flechas del mando para seleccionar los diferentes iconos del interfaz asociado al Smart Control.

Muy interesante y destacable es la función que se incorpora para aprender a conocer la posición de los botones del mando a distancia. Muy útil y necesario para personas ciegas o con discapacidad visual severa. Para emplearla hay que activar antes la “Guía de voz”. Al utilizar esta función y presionar un botón del mando, el televisor dice el nombre de la tecla y su función. Nos ha parecido extraordinario para conocer el funcionamiento del mando para quienes no pueden ver.

Aplicación para aprender las teclas de los mandos a distancia

En esta sección también se puede controlar también que grado de transparencia se desea para los diferentes menús, o una función para hacer algo más grande las opciones seleccionadas de los mismos. Estos controles podrían ser más completos, seleccionando más combinaciones de color en los diferentes interfaces para manejar la televisión, y seleccionar el color el contraste y la tipografía de los teclados virtuales. Creemos que los que se ofrecen actualmente presentan problemas para su uso por personas con baja visibilidad, es algo mejor en el caso del teclado virtual para navegar por Internet pero se podría mejorar con letras mayores en cada tecla virtual.

También es posible seleccionar si el sistema de reconocimiento de voz nos conteste mediante la voz o sólo mediante mensajes en la pantalla.

Resulta útil igualmente para personas ciegas y, en algunos casos, discapacidad intelectual, el poder habilitar o deshabilitar la respuesta sonora del mando a distancia al desplazarse por los menús o por las opciones de pantalla. Este sonido consiste en un pequeño clic por cada desplazamiento o pulsación, que puede servir de guiado orientativo sobre el desplazamiento a través del mando a distancia.

Igualmente interesante y práctica es la opción de escuchar el televisor a través de unos auriculares Bluetooth. Muchas personas mayores y/o personas con discapacidad auditiva necesitan un volumen excesivamente alto para oír con claridad los diálogos, música e información del televisor. De esta forma, se puede ajustar el volumen del televisor y el de los auriculares de forma independiente, de forma que estos tengan un volumen más alto.

En los mandos a distancia existe un atajo para acceder a la configuración de la accesibilidad: en el mando convencional, presionando unos segundos el botón “AD / SUBT” del mando a distancia. Nos preguntamos por qué se abre un menú con opciones limitadas o abreviado, en lugar de ofrecer el menú completo. En el Smart Control se pulsa unos segundos el pequeño botón presente en un lateral, etiquetado AD, es bastante complicado de pulsar por su pequeño tamaño.

Aplicaciones

Las aplicaciones están agrupadas bajo lo que se denomina SmartHub, existe un botón específico en ambos mandos a distancia. En el caso del SmartControl se trata de un botón con forma y decoración especial, que podría confundirse con un logo. Al pulsar cualquiera de estos botones, aparece en la parte inferior de la pantalla el acceso a las aplicaciones. Tenemos dos zonas:”Destacadas” y “Recientes”. Son intercambiables según se pulse sobre la zona de la izquierda. Una vez seleccionada la sección que queremos, ésta se despliega a la derecha.  Este despliegue ofrece espacio para ocho o nueve logos. Si tenemos más de esa cantidad, se desliza el conjunto de logos lateralmente. 

   Interfaz de acceso a las aplicaciones Smart Hub

Samsung ofrece una política de desarrollo abierta parecida a Apple y Google, los desarrolladores pueden colocar sus aplicaciones en un depósito al que los usuarios podemos acceder para seleccionar e instalar las que más nos interesen, de una forma muy similar a una tableta o móvil. La diferencia es que no disponemos de un interfaz táctil, sino del SmartControl u otros dispositivos que hayamos conectado vía Bluetooth. Podemos encontrar aplicaciones de redes sociales, acceso a contenidos audiovisuales como Netflix, YouTube o Movistar+, deportes, noticias, juegos y otros muchos. Hay que señalar que estas aplicaciones están diseñadas específicamente para televisiones, por lo que pueden tener un interfaz diferente del que encontramos en las versiones para PC, móviles o tabletas. Disponemos en esta televisión de 4 GB de memoria para instalar aplicaciones, según el manual también se pueden instalar en dispositivos de memoria conectados a los puertos USB.

En esta sección disponemos también de una aplicación para acceder al material audiovisual almacenado en dispositivos externos, la guía de voz nos permite explorar el nombre de estos ficheros y también controlar su reproducción. 

 Es destacable que el lector de pantalla (asistente de voz) funciona también en el depósito de aplicaciones, al menos para la navegación por el menú general. Cuando se accede al detalle de las fichas de cada aplicación, no lee la información completa.

La televisión inteligente también necesita sus actualizaciones, dejamos configurada la actualización automática y en alguna ocasión durante las pruebas nos avisó de que se estaba actualizando. Aquí aparece una duda relacionada con la usabilidad que ha sucedido en otros dispositivos como las consolas de juego: la posibilidad de que el fabricante realice un cambio radical del interfaz de uso mediante estas actualizaciones. Creemos que un cambio de estas características sería contraproducente por el esfuerzo que supone volver a aprender como emplear las diferentes funciones.

Conexión de tabletas y otros dispositivos

Aparte de todas las conexiones físicas que esperamos encontrar en una televisión inteligente de este nivel (USB, HDMI, salidas analógicas y digitales de sonido, entradas analógicas de video, conexión Ethernet) esta televisión destaca por el empleo de BlueTooth y la aplicación de compartir pantalla con un dispositivo móvil vía WiFi. Ambas capacidades tienen interesantes aplicaciones para la usabilidad.

Gracias al uso de BlueTooth podemos emplear dispositivos específicos de entradas, que nos pueden ayudar en el manejo de aspectos concretos de la televisión inteligente. Podemos conectar teclados, ratones y mandos de juego como los de las consolas. Hemos probado a conectar un teclado Samsung EJ-BT 230 y el proceso es bastante simple. Una vez emparejados el teclado se puede emplear en lugar del teclado virtual, incluso las flechas permiten mover el cursor del interfaz. Esto es interesante si empleamos aplicaciones que requieran rellenar campos de formularios o texto, como las de comercio electrónico o las aplicaciones de redes sociales.

Otra aplicación Igualmente interesante y práctica del BlueTooth es la conexión de auriculares o altavoces inalámbricos. Esto permite a las personas con discapacidad auditiva moderada y personas mayores escuchar el televisor de una forma mucho más flexible y conveniente: pueden decidir cómo escucharlo, el volumen con el que quieren hacerlo y dado que existen altavoces con baterías, , colocarlos a su conveniencia. Hemos conectado unos altavoces inalámbricos con batería de lo más simples y asequibles, y han funcionado sin problemas. Por supuesto, cuando se activa la “Guía de voz” que hemos conectado antes, también se escucha por los altavoces conectados vía BlueTooth.

Cuando se emplea la televisión conectada mediante WiFi es posible conectar un dispositivo como una tableta o un móvil. En el caso de dispositivos Samsung, la conexión es inmediata, no hace falta instalar ninguna app. Lo hemos probado con una tablet Samsung 10.1 Note y funciona con mucha suavidad. Esto permite emplear la tablet actuando sobre su superficie pero viendo el resultado en una pantalla de 48 pulgadas, en lugar de una de 10 pulgadas, lo que puede ser muy interesante para personas que requieran el uso de funciones tipo lupa para usar la tableta: la superficie se ha multiplicado por 16.

En el caso de un PC, existe también una aplicación de Samsung para transmitir el contenido de la pantalla vía WiFi y por supuesto es posible conectarlo vía HDMI en alguna de las entradas. Lo hemos probado con la resolución de 1920x1080 y 3840x2160. Es perfectamente posible trabajar en aplicaciones ofimáticas con estas resoluciones. Se produce un efecto parecido a las tabletas, pasamos de una pantalla de unas 22 pulgadas a una de 48, la superficie se multiplica por 4. Puede ser una opción interesante para personas que usen con frecuencia la herramienta lupa.

Conclusiones

Se trata de una televisión inteligente con un cuidado en la usabilidad destacable y múltiples formas de manejo: puntero, teclado, voz y gestos. Han incorporado el concepto de Smart Control, de forma que todas las funciones (y son muchas) de esta televisión se pueden usar apuntando elementos que aparecen en la pantalla. El manejo tanto del interfaz como de las diferentes aplicaciones es suave y rápido. Incluyen elementos de accesibilidad muy destacables como un lector de pantalla usable en casi todas las secciones del televisor. Otros ajustes como los colores o fuentes tipográficas de los teclados virtuales son mejorables para ser percibidos por personas con discapacidad visual moderada. Permite conectarse con facilidad a dispositivos inalámbricos diversos como altavoces, auriculares o teclados. Es una televisión mucho más compleja que una convencional: permite ver la televisión TDT, grabar programas, reproducirlos, reproducir contenido de dispositivos exteriores, navegar por Internet y dispone de aplicaciones específicas muy populares, como Skype, YouTube, Facebook o Twitter. Obtener todo el partido de esta televisión requiere un proceso de aprendizaje y dedicar tiempo a explorar todo lo que ofrece pero el fabricante se ha esforzado para que sea usable con facilidad por personas con diferentes capacidades.  El manual en castellano consta de 194 páginas y lo hemos empleado varias veces como referencia en estas pruebas.



Análisis a la Smart TV Samsung JU7000